jueves, 12 de noviembre de 2015

Carta a Elisa

Gracias a cuantos habéis confiado en mí como escritor, tambien en Pablo y en las correrías de un grupo de chavales con enormes ganas de vivir que siempre buscaron su lugar en el interior de unos sueños de escayola. 
Gracias a todos.

Carta a Elisa

¡Querida Elisa!:
Hoy me acorde de ti. No, no creas que es algo tan extraño, me suele suceder en algunas ocasiones, como cuando perdido del mundo necesito acurrucarme junto a la calidez de algún recuerdo. Hoy ha sido uno de esos días. ¿Sabes? Encontré tu imperdible con forma de libélula, aquel que me regalaste cuando nos despedimos en el patio del sanatorio. ¡Qué alegría me llevé! Hacía tantos años que creía haberlo perdido. Contemplarlo fue como ver de nuevo tus ojos verdes clavados en mí, haciendo ligeros equilibrios sobre tu pierna mientras con la mano me decías adiós. Recuerdo aquel día y como sentí el corazón partido en dos; alborozado por mi regreso a casa pero triste porque tú te quedabas allí. 

Fue entonces cuando un loco impulso me llevó a escribirte esta carta. De pronto tuve la necesidad de hacerte saber que nunca pude olvidarme de ti, de tu sonrisa y tu timidez, de tus graciosas pecas marrones y de tus trenzas germinadas por el sol de la tarde; tampoco de la suavidad de aquel beso que me regalaste, el más limpio y dulce que jamás recibí. Como decirte que, a pesar de aquel año espinoso, del vacío y la soledad, de los castigos y de la añoranza que lastimaba, a pesar de todo eso, a veces desearía volver a tener diez años, regresar a nuestras tardes de verano, escuchar el arrullo cálido y entrañable del mar y sentarme a tu lado, bajo nuestro árbol junto a la casa del médico, envueltos de aquel candoroso amor infantil que ambos creíamos sentir.
 
Ahora, con la serena madurez que los años han deseado regalarme, rememoro aquellos días y la melancolía me estremece. ¡Cómo olvidar la amistad verdadera de unos amigos que nada tenían y todo lo daban!. Tiempos de ilusiones convertidas en abrazos de humo y de trenes de esperanza que siempre corrieron más veloces que nuestras piernas. Pero Elisa, me gusta refugiarme en la acogedora ternura que brota de aquellos recuerdos porque en ellos siempre estás tú, como un manantial de cariños infinitos. Aunque a veces la nostalgia duela como astillas candentes clavadas en el alma. 

Querida Elisa, quisiera decirte tantas cosas. Expresarte mi deseo más profundo de que la vida por fin te haya tratado bien, que te haya devuelto algo de la felicidad que te robo en una infancia que nadie nunca mereció tener, rodeada de muros que no solo separaban, también olvidaban. Siempre pensé que los sueños solo eran versos grabados bajo el sol.

Es por eso, mi querida niña de alegre sonrisa y cabellos de azafrán, que evocando aquellos días mis ojos se humedecen en lágrimas, y te veo a ti y me veo a mí, juntos, ignorantes de un tiempo  que nos marcó, arropados bajo la sombra de los niños que fuimos, cuando me he decidido a escribirte esta carta…, aun sabiendo que jamás te llegará.

Pablo G.
Valencia, Octubre 201..

16 comentarios:

  1. Profunda y bella carta José Vicente.
    Yo pienso que, todas las Elisa llegaran a leer esta carta llena de recuerdos, tristezas, alegrias, nostalgias.. de vida.
    Un beso
    Isa

    ResponderEliminar
  2. Pues, no sé si le llegará a Elisa, pero le llega a todos los que la leen.
    Una entrañable carta, cargada de recuerdos de una época en la que entre el dolor pudo surgir una caricia. Y ese soplo de aire fresco que han sido esos encuentros quedarán por siempre grabados en la memoria y en el corazón.
    Me ha encantado leer esta carta, me ha emocionado!
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. ALICIA BARRAGÁN HERRÁN13 de noviembre de 2015, 11:23

    José Vicente. Tu que has leído mi novela "LA ANTESALA" seguro comprenderás cuanto me ha emocionado la carta a Elisa. He recordado a Jhonny, yo le hice llegar una carta por correo electrónico que sí recibió pero que no entendió. Sintió pena por mí, por aquel amor no correspondido. No supo leer entre lineas que él fue el motivo que me impulso a luchar. Espero que en algún otro momento de su vida le llegue mi mensaje.

    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  4. Si, cambio los nombres y recibo tu carta, soy tu lectora y me hago la destinataria y esta niña-mujer queda fascinada con los recuerdos que remueven dulcemente mi corazón. -GRACIAS-

    Un enorme abrazo,

    tRamos

    ResponderEliminar
  5. Como cambiaría ese recuerdo de añoranza y melancolía si Elisa, como en aquellos programas televisivos que encuentran a personas te contestará ... Si Pablo,te he leído y quiere tener un encuentro contigo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Que dulzura, que preciosidad, Elisa este donde este no podra por menos que sentir aun mariposas en el estomago. Un amor en la infancia dificilmente se olvida, siempre quedan los posos de la nostagia, los buenos momentos y aquellos pequeños detalles que siempre nos acompañan. Como te digo es mas que bella.

    ResponderEliminar
  7. Que dulzura, que preciosidad, Elisa este donde este no podra por menos que sentir aun mariposas en el estomago. Un amor en la infancia dificilmente se olvida, siempre quedan los posos de la nostagia, los buenos momentos y aquellos pequeños detalles que siempre nos acompañan. Como te digo es mas que bella.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta eso de acurrucarse junto a la calidez de los recuerdos.

    Y me gusta tu bola y tu escritura... pero eso ya lo sabes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corrector está loco. Bolo no, blog.

      Eliminar
    2. El corrector está loco. Bolo no, blog.

      Eliminar
  9. hola, bonita carta, despues de tantos años, aun se quedan recuerdos enganchados a esa playa, a esos muros, a esos sonidos, en fin muy interesante esa reflexion del amor juvenil , a la madurez

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos amigos. Me emocionan estas reflexiones que habéis escrito sobre la nostalgia y el primer amor que siempre deja huella. Y sobre todo me encanta que os haya gustado.
    Dedicado a todos los que todavía recuerdan a su primer amor.
    Es que Pablo en el fondo es un romántico.

    Abrazos y besos a todos.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre... me dejas sin palabras amigo.

    Una bonita carta escrita a Elisa, aquel amor de pablito.... me encantaria que algun día se pudieran encontrar, y ella le pudiera decir, que la vida la ha tratado bien. Ojala que si porque ambos Elisa y Pablito se lo merecen.
    Pero sobre todo ojala que Elisa pueda leer esta carta tan llena de sentimiento, y sepa que puede seguir encontrando en tí a ese amigo la sigue guardando mucho cariño tiene tan bonito recuerdo de ella, porque amigo mío, todos nosotros necesitamos para poder sobrellevar muchas veces todo esto ese sentimiento tan, tan especial que has sabido transmitir en estas lineas.
    Te felicito a ti, por el escrito, y tambien a Elisa porque a pesar de los años sigue intacto ese recuerdo en tu corazón y parece que tambien ese cariño tan especial que ha perdurado con el tiempo.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Consuelo. Me emocionan mucho tus palabras.
      Ya sabemos que es dificil que Pablo y Elisa se vuelvan a reencontrar. Pero ¡Es tan hermoso pensar que la magia existe!
      A mí, como a Pablo, me alegraría enormemente saber que cada mañana, al despertar, a Elisa la saluda un dulce beso de una persona que a su lado la cuida, la conforta y la quiere.
      Y sobre todo, me encantaría que la vida le hubiera ido bien, que la tristeza del pasado hubiera dejado paso a una vida sencilla, tranquila y moderadamente feliz. Elisa, todas vosotras, Elisas, os lo merecéis.

      Abrazos.

      Eliminar
  12. El amor no tiene edad. El amor te empuja a vivir. Para siempre, en todas partes, en los tiempos de guerra, en los duros tiempos de enfermedad, es lo que nos queda. Lo único que nos llevaremos de este mundo: todos los besos, y los hermosos recuerdos de la infancia, cerrarán nuestros ojos el día que nos vayamos. A todos los Pablos y Elisas del mundo, que son inmortales, imperecederos. Me ha gustado mucho Jose Vicente. Un abrazo, sigue escribiendo con esa fuerza tan poderosa que te dan los recuerdos, y sobre todo el amor hacia el propio amor. Un abrazo. Carmen Hinojal Amores.

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho como has descrito las sensaciones que crea el amor, y las reacciones que nos deja como personas a través de la vida. Los recuerdos conviven con nosotros a través de los años, muy cerca, son como aquel juguete pasado de moda, como ese viejo jersey de algodón del que no podemos prescindir, que nos acoge y nos envuelve solo de mirarlos, de tocarlos. Es la poderosa pócima que nos invita, en ocasiones, a sentir que seguimos vivos.

    Muchas gracias Carmen por tus palabras, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Por favor, siéntete libre de comentar lo que desees pero siempre con respeto y educación hacia el trabajo realizado y los demás comentarios. En lo posible evita entrar como anónimo sin identificarte, es mejor hablarse entre personas.