miércoles, 28 de noviembre de 2012

Los jueves relato - A la luz de una vela






Cada tarde

Cada tarde se sientan alrededor de la mesa camilla. Un acogedor calorcillo sube a través del brasero, calentando sus pies y convirtiendo la estancia en una agradable sensación de hogar.

Entre puntadas de cruz, Luisa eleva sus ojos por encima de las gafas de pasta, milagrosamente estables en la misma puntita de su nariz, mirando coquetamente a Miguel.
Miguel, con evidente apatía, lee un diario olvidado y lejanamente atrasado. Inevitablemente sus ojos se encuentran en el invisible punto neutral que establecen sus pupilas. Los dos sonríen con similar ternura.

De ambos lados de la mesa, dos temblorosas manos se deslizan suave y lentamente hasta encontrarse. Entre ellos un único testigo, la luz tintineante y trémula de una vela que discreta cierra los ojos y se esconde.  

El silencio se impone, reinando solemne. Apacibles y serenas, sus cabezas reposan delicadamente, una frente a la otra. El punto de cruz a un lado, el diario, distante y arrugado. Sus manos, unidas,  ya no tiemblan. La luz de una vela de nuevo oscila, tintineante y trémula.

31 comentarios:

  1. Es un relato muy tierno, y sin embargo ese final nos deja con una interrogante vital. Muy ocurrente. Bs. familiar.

    ResponderEliminar
  2. El silencio se impone... no hace falta hablar, es curioso, siempre he pensado que sabes que estás bien y a gusto con una persona cuando no es necesario decir nada ni sacar conversaciones forzadas, poder compartir silencios sin que se den situaciones violentas. Bueno, me he ido un poco; opino como emejota un relato muy tierno a la luz de la vela.
    Un beso, valenciano.

    ResponderEliminar
  3. Un relato lleno de sensibilidad y de un cariño fraguado a través de los años, en el que una mirada lo dice todo para marchar al unísono de la eternidad.

    ResponderEliminar
  4. Acabas de describir el sueño qué siempre he perseguido, por lo qué he luchado tantos años, un amor complice, y dulce que me acompañe hasta el final.....UFFFFFFFFF....Me voy con una sensación extraña.
    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado ese silencio cómplice que trasmite tranquilidad a la luz de una vela, y al calor de una mesa camilla. Se puede pedir más?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Amor delicado, verdadero a la luz de una vela.
    Hermoso relato José Vte. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Silencio, complicidad, compañía, entendimiento... Se me ocurren palabras varias para definir lo profundo, en contraste con lo simple: una vela,una mesa camilla, un diario viejo, el tejido que avanza lento.
    Poco se necesita cuando dos personas saben estar juntas.
    Excelente y enternecedora imagen la que transmites a través de tu relato.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. debo expresarme a mi estilo, si no, no podría expresar lo que de verdad...eetc
    qué cabronazo, josé vicente...esto es una delicia de texto, sencillamente U-N-A-D-E-L-I-C-I-A
    de texto...
    y no digo más¡¡¡¡
    medio beso.

    ResponderEliminar
  9. Toda la ternura y amor en esas manos que de a poco han dejado de temblar al encontrarse unidas por el titilar de una vela cómplice.
    Tu texto ademas de ser muy bueno tiene algo extra que lo hace superior, claro para mi. Pude ver las imágenes mientras disfrutaba de cada palabra.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  10. Sí, dulce y tierno. Hay una conversación sin palabras, un ritual alrededor de esa luz. Me encantó! me imaginé esas sombras de manos unidas y que luego, esa unión se proyecta en lo material.

    ResponderEliminar
  11. Con qué poco se puede ser tan feliz!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un relato que transmite paz y ternura. Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Vivir un amor así hasta el final ¿quien puede desear algo más? Realmente muy tierno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Tierna historia de una pareja que se conoce mucho por todos los años que llevan juntos; pero que siempre tienen una caricia uno con el otro, y que mejor momento que a la luz de una vela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. A veces, hay días, momentos, segundos, en que esa complicidad silenciosa sucede. Y se gracias al cielo por ello.
    Tu relato trasmite paz y armonía, supone años de convivencia y entendimiento. Creo en ello.

    (la mesa camilla, la descubrí por Uds. no tenía idea de lo que era hasta hace unos años. cuando estuve en Valencia Dnde vivía había una, y yo quedé fascinada, aunque no hizo falta encenderla...jajaj)

    besos

    ResponderEliminar
  16. He visto a mis abuelos por un instante, ya lejano en el tiempo. Gracias, muchas gracias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Buffffffffffffff. casi lloro...es tan tierno, tan real y al mismo tiempo tan escaso...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Cuanta ternura y que bonito escenario, José, me encanta :)

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  19. Muy bonito, evocación de un amor maduro, constante como el fuego de la vela que tintinea, pero no se apaga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Chico, cuanta ternura, se desprende de tu relato. Una bella historia de amor.
    bien narrada y rapidamente leida porque sabe a poco.

    Un fuerte apretón de manos, y una mirada agradecida

    ResponderEliminar
  21. Hermoso!!! Un relato lleno de ternura, donde no hace falta romper el silencio para que haya conexión, vibra la comunicación del cariño, de esas manos que ya no tiemblan, de esa vela que ilumina y es testigo de la escena.
    Logras hacer que siempre que te lea me emocione.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  22. José Vte. te diré: Nada más leer tu relato, mientras decía ¡qué hermosura!, he tenido necesidad de leerselo a Toñi. Ese amor sereno, complice, tierno, eterno no necesita manifestarse en grandes gestos, basta una mirada y un apretón de manos. Es la esencia de la relación que me gustaría tener hasta el final.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Que romántico y poético muy bello relato me ha encantado... maravilloso!!!

    ResponderEliminar
  24. Qué relato más tierno y romántico!!!
    Me encantó.
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  25. Un cálido y sosegado relato, transmite paz, me ha encantado ese silencio y cobijo que existe alrededor de la luz de la vela, muy bello.

    Mi admiración y un beso.

    ResponderEliminar
  26. Cuánta ternura y qué bonito. No siempre es así pero, de vez en cuando, surge esta calidez entre dos personas que han vivido toda una vida juntas y que aún tienen ganas de juntar sus manos y mirarse con amor.

    Precioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Mucha ternura en tu relato, a la vez que se respira esa paz de dos personas que han mantenido la llaman encendida toda la vida, entendiéndose y queriéndose...

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Buen relato que deja un sabor de boca emotivo.


    Me ha gustado

    Un saludo

    Miguel

    ResponderEliminar
  29. ¿Quién dijo que no existe el amor para siempre? En esta escena que nos presentas se nota claramente que el amor que los une premanece inalterable con el paso de los años. A través de tus palabras nos presentas la complicidad que tienen, es bonito imaginarlos ahi, a la luz de la vela. Un relato tierno y entrañable. Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Un relato lleno de ternura, como canta Joan Manel Serrat "i s´agafan de les mans els vells amants".
    Un beso, Montserrat

    ResponderEliminar

Por favor, siéntete libre de comentar lo que desees pero siempre con respeto y educación hacia el trabajo realizado y los demás comentarios. En lo posible evita entrar como anónimo sin identificarte, es mejor hablarse entre personas.