miércoles, 24 de octubre de 2012

Los jueves relato - Colores




Mirarte


No echo de menos ver los dorados campos de trigo ni el verdor de los bosques ni las nubes blancas o la cobriza tierra que piso, ni siquiera envidio mirar ese cielo azul coronado por el amarillo y cálido sol. Tampoco necesito saber que una fresa es roja para degustar su sabor o que el café es negro para deleitarme en su aroma.
No, nunca he necesitado admirar la paleta de colores con la que está decorado el mundo para sentir el frescor de la mañana en mí rostro, el viento cuando empuja, la luna que inspira o la lluvia cuando moja. Jamás he precisado ver los rostros de las personas para percibirlas, para entender sus preocupaciones, escuchar sus problemas e incluso contagiarme en su felicidad.

Por eso no necesito ver para encontrarte siempre a mi lado, para saber que me quieres y que te quiero, para abrazarte, y besarte, y sentirte y poseerte…

Pero hay una cosa que si anhelo, mi amor.

Desearía con toda mi alma y por una sola vez, que en el segundo en que mi cuerpo enamorado se libera en tu interior adorado, mis ojos tuvieran un instante de luz para, en ese momento prodigioso, poder abrirlos y… mirarte.

Safe Creative #1210242566007
Mas colores en donde los reporteros dicharacheros del Daily

35 comentarios:

  1. OH!!!!! Que relato más bello has escrito hoy, mi querido amigo.
    Enhorabuena.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido al show del color!!!

    Un minuto, un segundo, ojalá se diera...

    gracias por participar

    saludos x 2

    ResponderEliminar
  3. Mi amigo se puso muuuuy primaveral, jajaja. Te quedó bello y abre los ojos porque si no no puedes terminar de leer los comentarios, ¡bribón!
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Sin proponérnoslo, hemos coincidido en cierto ángulo de nuestros relatos.
    Muy emotiva historia.
    =)

    ResponderEliminar
  5. TAmbién he coincidido contigo en parte. EStá claro que es un problema que nos preocupa.
    Me ha gustado el relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. No podía empezar mejor el día que leyendo tu relato. Es precioso,

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  7. Hay muchas maneras de "percibir" los colores, de sentirlos. A tientas recorrer un cuerpo, unido a él adivinar todas las gamas, incluso la luz, un chispazo de placer.
    Los que vemos a veces no vemos tanto. Tus ojos al escribir este bello relato se han llenado de colores reinventados y de intensidad, te felicito.

    ResponderEliminar
  8. Quizás tu personaje ve mucho más que los que pueden hacerlo.
    Magnífico relato, lleno de color y de emoción.
    Un abrazote.
    PSD: Una preguntita: ¿hasta cuando puedo enviarte un relato que estoy preparando para "la muerte dulce"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ibso, gracias por tu comentario igual que al resto. Me alegra y motiva que guste este texto que intenta ser poético.

      Te comento sobre las crónicas, en principio tengo pensado cerrarlo sobre el día 15 de noviembre, aunque si alguien enviara algún relato después de esa fecha y hasta que esté completamente maquetado, que suele tardar, seguramente se podría añadir. Tengo que poner un cierre de ahí la fecha, pero se puede ser flexible.

      Un abrazo a todos

      Eliminar
  9. es un gran tributo, a todos aquellos que perdieron el don de ver.
    te felicito. No te ha sobrado una coma. No te ha faltado nada.

    ResponderEliminar
  10. Jose, pero bueno,bueno, bueno... breve,poético,sensible.

    No se necesita ese segundo de "ver", si con el sentir uno está lleno.¡Cuantos lo ven todo y no sienten nada!

    Me ha gustado.
    Anna J R

    ResponderEliminar
  11. Estás muy poético esta semana!y con cierta fijación con la vista, miedo me das jejeje, yo ya sabes que veo muy bien :)
    En serio, precioso el relato y muy, muy emotivo.
    Un beso, valenciano.

    ResponderEliminar
  12. Buena historia romántica.Con el final fuerte y esperanzador. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Que intenso pueden ser los colores del alma, aunque ni siquiera los haya visto, solo con oler ya los esta conociendo. Sabia es la naturaleza, para quien sabe ver como tu personaje.
    Buenísimo relato.

    Un abrazo en colores.

    ResponderEliminar
  14. Seguro que ve por dentro. La verdad que el sentido del tacto también hace mucho y seguro que lo tiene más desarrollado que los demás.
    Bonita historia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. me acabo de hacer mujer guapa, muy guapa,guapísima...me acabo de hacer mujer y ...diría que me acabo de convertir en hada enamorada y acabo de conceder un deseo al sujeto del relato...
    me encantó.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  16. Un texto donde el amor se desborda en cada letra. Precioso y romantico Jose Vicente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Esto es poesía, Vicente. Yo me quito el sombrero, pues has descrito la fuente de donde manan los colores que realmente importan, los de nuestra alma. Y su fuente es el amor. Magistral.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Un texto mágico, José Vicente. Dulce, tierno y bellísimo. Felicidades :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. esa manera tuya de "mirar" es un halago para cualquier mujer.

    Hermosas palabras

    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. A veces la imaginación es más poderosa que la visión, pero este relato tuyo tan dulce tiene esas dos cosas. Me ha encantado con ese broche final tan sensual :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Precioso, tierno, profundo, me faltan calificativos. Efectivamente, los colores percibidos con el alma son especialmente intensos no siendo necesario su visión, la percepción de su realidad cromática para imaginarlos bellos, puros, limpios. Eso no quita para desear ese instante mágico, irrepetible de ver por un segundo a la persona amada.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Vicente, esta vez te has superado a ti mismo. Un texto romàntico, poético y sensual. Maravilloso. Me ha encantado.
    Recibe el testimonio de mi verdadero afecto.

    ResponderEliminar
  23. Bueno el relato, lleno de sentimiento y genial el enfoque. Me ha recordado charlas sobre colores que tenía sobre un ciego, me explicaba como los percibía.
    Estupendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Ah bueno José me hiciste erizar la piel. Qué magnífico texto.
    Ver más allá de los colores, ver más allá de todo.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  25. José Vte. a pesar de todo, este texto tiene de todo. Belleza. Ternura. Pasión. Emoción.
    Es esa poesia que se lleva dentro y sale en forma de mirada, aunque esta nunca se advierta.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Ufff!!!

    que relato más maravilloso, yo que soy una romantica me ha encantado de verdad ayyysss !!! verdaderamente hermoso

    ResponderEliminar
  27. Bello relato de amor donde los colores se hacen luz entre los sentimientos, José, me ha encantado su dulzura.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Hay mucho más que amor en las palabras de tu relato. Afortunada la persona a quien vayan dirigidas :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  29. Se podría decir que, en contra de lo que se podría pensar, los colores no tienen por qué ser una cuestión de la vista, sino de la mirada, que no precisa ojos.

    ResponderEliminar
  30. Coincido con los compañeros jueveros en que te ha quedado un relato precioso y lleno de sentimiento. Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Es intenso el sabor que dejas con tus palabras, con la intención, con esa búsqueda que quizás encuentre la forma.

    un fuerte abrazo, emocionado por la belleza del texto y su historia.

    ResponderEliminar
  32. Bellísimo texto lleno de sentimiento y poesia.
    Un abrazo

    Maripaz

    ResponderEliminar
  33. José Vicente me gusta tu prosa y este relato me ha encantado hasta... el final. Quizás experiencia lectora, critico de forma.. no sé -y perdón por el atrevimiento- pero... veia llegar ese final. Por lo demás, exquisita prosa y sentimientos muy bien narrados y reflejados.

    Un abrazo

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, siéntete libre de comentar lo que desees pero siempre con respeto y educación hacia el trabajo realizado y los demás comentarios. En lo posible evita entrar como anónimo sin identificarte, es mejor hablarse entre personas.